Los verdes años | Guillermo Rancés

Es casi seguro que recordamos nuestra juventud con añoranza, un sentir natural sobre todo si han pasado cincuenta y dos años. Pero pienso que hay que recordarlos con alegría, un sentir que no desea volver al pasado. La añoranza, en cambio, sí, algo que es inútil y contraproducente pues empaña lo positivo  del recuerdo, el rastro espiritual que ha dejado nuestro vivir.

La foto que vemos está tomada en Loredo, un pueblo situado cerca de Santander al otro de la bahía. Nos encontramos a la puerta de la casa de nuestro común amigo Ángel Colina.
El que acompaña a Félix en la foto es Óscar Odriozola. Acabábamos de regresar de hacer pesca submarina en la cercana Poza de Sarreda, ya sabéis, en donde vivía “mi amigo el pulpo”.

Félix no pescaba, solo nos acompañaba y así se divertía. Yo no puedo decir lo mismo,  fui un entusiasta pescador aunque últimamente solo con caña.

La foto es de 1958 y  pertenece a nuestros “verdes años” cuando teníamos el mundo por estrenar y la vida por delante.

Félix era, por aquel entonces, un alegre pero serio amigo que contemplaba nuestras evoluciones submarinas con interés pero sin afición sub-cinegética. Aun no había tenido ocasión de poner de manifiesto su pasión divulgadora. En aquella época practicaba la cetrería, tenía halcones y azores que adiestraba consiguiendo, además, su mantenimiento contratándolos para el cine.

Fueron años de una alegre, verde y fértil juventud en los que se gestó nuestro futuro, un futuro en el que floreció el amor y el entusiasmo sin límites de Félix por la Naturaleza.

En los años siguientes Óscar y yo diluimos nuestros quehaceres en lo prosaico, solo reverdecíamos durante el verano. Mientras tanto Félix fue desarrollando con amor, tenacidad y entusiasmo aquellos brotes verdes juveniles.

Y así su singular y apasionada palabra fue prendiendo en el corazón de las gentes y por eso en la actualidad, sobrevive su recuerdo, respeto y admiración  para generar creativos y sólidos “años verdes” en beneficio de la Naturaleza.

El recuerdo de Félix que ha perdurado en nosotros es un cariñoso  festivo y orgulloso recuerdo; en el resto de los españoles un sentimiento de admiración respeto y agradecimiento.

3 comentarios:

Toni Martinez dijo...

Que gran aportación,bonito relato.Un saludo!!!

Manuel Flores dijo...

Lo que hubiera dado por conocer a Felix en persona...

Javier Crespo dijo...

Muchas gracias por esta oportunidad que me brindais me llamo Javier Crespo Alvariño y soy como miles de millones de seres humanos un apasionado de nuestro tan querido Doctor Felix Samuel Rodriguez de la Fuente pero soy mas luchador e incansable de lo que es habitual lo sabe muy bien rtve en este pasado 2010 y principios del 2011 rtve ha sabido sin tapujos de sus errores con las Emisiones de El Hombre y la Tierra por LA DOS DE TVE. Que magnifica fotografía que obliga a reflexionar y recordar los tiempos pasados que ciertamente por lo que cuentas fueron expendidos yo soy de otra generación pero que maravillosa envidia sana me das amigo mio. Yo nací en mayo del año 1971 y el Doctor Felix Samuel Rodriguez de la Fuente fue un maestro para mi y lo seguí fielmente. Pero no tuve la inmensa suerte que tuviste tu y tus amigos de gozar de su amistad ciertamente me das envidia sana y a mi en mi juventud y adolescencia se me daba por pescar en el mar con linea de niño y adolescente y los últimos años con caña pero liberando siempre mis capturas. Ya sabéis lo duro que es pescar a pie de costa con caña y bracear las piezas importantes capturadas hasta 35 metros o mas. Rtve a re-emitido a medias la Serie El Hombre y la Tierra HA DEJADO SIN EMITIR 5 CAPÍTULOS pero lamentablemente la gente no ha protestado y ciertamente yo he protestado desde mayo hasta enero de este 2011 pero sin lograr nada solo tener mi conciencia muy limpia y tranquila. Muchas gracias por colgar vuestra fotografía que envidia amigos me dais. Saludos y si podéis colgar mas fotografías de este tipo pues me gustan mucho innegablemente que mucho amigos.

Publicar un comentario