Necesitamos dos planetas, pero sólo tenemos uno | César-Javier Palacios


Cada dos años, el Informe Planeta Vivo de WWF nos sume en una deprimente preocupación.  Como sabéis, este informe hace una evaluación bianual sobre la situación de la biodiversidad global y el estado de la fauna y flora de todo el planeta. Y cada estudio resulta peor que el anterior.
Según WWF, la salud global de los ecosistemas ha disminuido un 30%, con lo que la pérdida de riqueza natural se mantiene constante y al mismo ritmo insostenible de los últimos 40 años. Además, la huella ecológica, es decir, la demanda de la humanidad sobre los recursos naturales, ha aumentado más del doble entre 1961 y 2007.
La población española necesitaría a día de hoy 3,5 Españas para mantener su actual nivel de consumo. Aunque no es el nuestro un hecho aislado. Ocupamos el preocupante puesto número 19 entre los países del mundo que más presionan sobre la biodiversidad, una triste lista encabezada por Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Dinamarca, Bélgica y Estados Unidos. En realidad todos nos pasamos. La población mundial utilizó el equivalente a 1,5 planetas para abastecerse en el año 2007. De seguir así, la humanidad necesitará 2 planetas en 2030 y casi 3 en 2050 para satisfacer sus demandas. Y el problema, el grave problema, es que tan sólo tenemos un planeta. Las cuentas no salen.
¿Es posible reducir nuestra huella ecológica?
Es muy difícil, pero no imposible. La solución pasa por lograr un cambio radical de nuestro modelo de consumo en todo el planeta, precisamente en sentido contrario al actual. No se trata de cambios radicales y violentos. Se trataría tan sólo de modificar nuestros hábitos hacia unos gustos más saludables para el medio ambiente y, curiosamente, también para nuestro organismo e incluso para nuestra economía.
Uno de los grandes retos de la humanidad pasa por lograr algo tan sencillo como reducir el consumo de carne y productos lácteos en el mundo. Con una reducción del 9% en estos productos se conseguiría que la huella ecológica fuera un 35% menor. La actividad agropecuaria es responsable de entre el 12 y 14 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero debido a excrementos y flatulencias (metano). Paralelamente, la cría intensiva de animales contribuye indirectamente al calentamiento global al promover la deforestación de selvas para dejar sitio a los pastos. Frente a ello, los productos vegetales contribuyen al mantenimiento del paisaje y el paisanaje rural, son cercanos y muy sanos, especialmente los de cultivo ecológico.
No se trata de ser vegetarianos, pero sí de ir modificando nuestros hábitos. Por el bien de nuestro planeta y de nosotros mismos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tenemos un planeta, consumimos por dos y tendríamos que vivir con medio.

ALEIVE dijo...

Hola que tal, soy Alejandro Solorzano , Te interesa poner anuncios de texto en tus blog.
Puedes ganar hasta 100 Dolares AL MES por cada blog o web.

Le rogamos nos remita los blogs , para poder revisarlos y cualcular el nº de entradas aceptadas.



Alejandro Solorzano


Tel: (503) - 74532917



Msn / Messenger : alejandromd5@hotmail.com


Persona de contacto : Alejandro Solorzano




Saludos cordiales.

ESTEBAN RUIZ dijo...

Buenas soy Esteban Ruiz, he estado ojeando tu blog y lo encuentro interesante, divulgativo y entretenido. Con tu permiso colocare un enlace para hacerme seguidor; si lo deseas puedes visitar mis blog en: http://exagentedemedioambiente.blogspot.com/ (EVENTOS Y VIVENCIAS DE UN AGENTE DE MEDIO AMBIENTE) y http://hablaubriquehablatienesalgoquedecir.blogspot.com (HABLA UBRIQUE HABLA) y hacerte también seguidor si lo crees oportuno.
Si por cualquier motivo no quieres que sea seguidor de tu blog, por favor me lo confirmas en el correo ero1256@gmail.com. Gracias.
Añadir que FELIX RODRIGUE DE LA FUENTE, siempre fue mi inspiración y directa o indirectamente me indijo a conocer el medio ambiente y ser una profecional del sectorr.

Publicar un comentario