A veces pienso que miento | Gustavo Duch

Pensa-miento 39: La pradera donde pastan las 120 ovejas de su rebaño es un ejemplo de conservación de la  biodiversidad. Una agrónoma que la estudió, contabilizó un total de 62 variedades diferentes entre leguminosas, gramíneas, etc. Nativas todas, en este campo no se cultivan ni crecen las variedades comerciales. A las ovejas, robustas y sanas, no parece importarles. Al bolsillo del ganadero tampoco. La agrónoma le mostró sus fotos y características en un libro titulado, CATÁLOGO DE LAS MALASHIERBAS IBÉRICAS. Pensemos,  quién  miente, ¿la ciencia formal,  las austeras ovejas  o el ganadero subversivo?

Pensa-miento 40: Me dicen que a las mamás cuando están cercar del parto les suben unas décimas la temperatura. ¿Será entonces que el cambio climático es un aviso de un próximo nacimiento? ¿Será que la Tierra es una redonda y gigante ameba a punto de partición? Y si engendra dos mundos ¿coincidirán en la misma Tierra las parejas enamoradas? ¿Habrá una Tierra rica en sueños pero empobrecida y una Tierra agotada y dominante? ¿O será que será que eso ya es así?  O tal vez el parto llegue de la fusión entre dichos mundos. Y la suma de  uno más uno será igual a uno: nuevo, propio, único, suyo y por construir.

2 comentarios:

Saufe Amiga Imaginaria dijo...

Aqui en teoria venía una charla sobre praderas naturales, artificiales y lo más común; "la mejora de pradera naturales", pero no tengo tiempo..
el título puede ser llamativo pero habrá que ojearlo antes de juzgar lo escrito.

La alimentación en ovino productor de leche (en carne y lana hay sensibles variaciones) es "matemática", un juego de malabares entre la cantidad y el tipo de nutriente de cada especie, las necesidades de mantenimiento del animal y las necesidades productivas del mismo, también hay que medir la apetecibilidad y digestivilidad...

La oveja no es imbécil y decide que brote come, si un día come un kilo de materia seca y sus necesidades no varian, el día siguiente comerá exactamente la misma cantidad... Las que se dicen "malas hierbas" son, generalmente, muy apetecibles y de poco valor nutritivo (¿se cubren las necesidades de producción?) o que su ingesta continuada pueda provocar problemas sanitarios o descenso del rendimiento productivo (caso de algunos helechos en aborto de vacas cárnicas)

Por cierto! genial el artículo. Hasta que me lea el libro pensaré que:
La oveja austera es feliz y goza de buena vida.
El ganadero no es subversivo y lleva años haciendo un uso racional de las praderas, ahora tiene un bonito libro con fotos de cada una de sus hierbitas que le habrá regalado la agrónoma, lo cual esta genial.

La agrónoma hizo bien en elegir ese título, llamémoslo "psicología inversa" descubrió haber vendido unas decenas de copias del libro y esta preparando una edición especial limitada acompañado del diccionario de botánica Font i Quer y tablas nutricionales.

¡Un abrazo!

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Un placer haber aterrizado en este blog

Publicar un comentario