Los bosques se comen el campo | César-Javier Palacios

España es, junto con China, el país del mundo en donde más ha crecido la masa de bosques en la última década, tanto en extensión como en densidad. Lo hace a un ritmo del 2% anual, hasta ocupar en la actualidad casi una tercera parte de todo el territorio nacional. Y ello a pesar del incremento de los incendios forestales, cada vez más voraces.

¿A qué es debido este aumento en dos países tan diferentes como China y España? Ambos territorios tienen el mismo mal común, el abandono del mundo rural. La industrialización ha llevado a inmensas proporciones de la población humana a áreas urbanas. Y a la vez, el aumento de la productividad de las explotaciones agroganaderas ha reducido la necesidad de erradicar bosques para incrementar la superficie cultivada o destinada al pastoreo. Las gentes se van y avanza el bosque, recuperando el árbol los terrenos perdidos nada menos que al comienzo del Neolítico, hace ahora más de 7.000 años.

El drama social del éxodo rural ha permitido que el bosque, literalmente, se esté empezando a comer el campo, en su sentido amplio de paisaje cultural. No sólo se han beneficiado los árboles. Junto a ellos, la gran mayoría de las especies de aves forestales ha aumentado sus áreas de distribución, especialmente los pájaros carpinteros (pico picapinos, pico menor o pito negro), el mosquitero común o el siempre inquieto trepador azul.

Su éxito estriba en que los bosques también están siendo gestionados mejor, permitiendo la presencia de árboles viejos; ofreciendo un hábitat más maduro, de mejor calidad y, por ello, biológicamente mucho más diverso. Paralelamente, los procesos de dispersión, colonización y expansión de las aves se han visto favorecidos por el aumento de la superficie forestal y de su conectividad, al reducir el tradicional aislamiento de muchos bosques que durante siglos fueron auténticas islas biológicas en un mar de deforestación.

No hay mal que por bien no venga, dirán algunos. Están equivocados. El aumento de los bosques no mejorará la biodiversidad, sino todo lo contrario, la empobrecerá. La homogeneidad nunca es buena, y en la naturaleza mucho menos. Variedad. Ésa es la clave.

Más que nunca, necesitamos mantener los paisajes agrícolas y ganaderos, las praderas de alta montaña, las pseudoestepas cerealistas, las huertas, los viñedos. En primer lugar porque son nuestros paisajes, nuestros orígenes, nuestros referentes espaciales y ecológicos, nuestra historia. En segundo lugar porque es riqueza. Tanto para el medio ambiente como para ese puñado de valientes que aún se aferra a vivir en el campo sabedores de que en los pueblos está la verdadera calidad de vida; también el servicio que nos hacen a los urbanitas, necesitados de esos refugios rurales, de esos paisajes cuya existencia tanto necesitamos.
Un paseo por el hayedo escuchando el tamborileo del pito negro es maravilloso, pero no lo es menos ver entre tomillos a las soberbias avutardas. Ya lo dice la abuela: “En la variedad está el gusto”.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

¿¿¿crecen los bosques naturales o las plantaciones forestales??? ojo al término. Ah, y que no nos cuenten milongas. España es un desierto, avanza increiblemente, tiene una sup. forestal inferior al 34%. El bosque es la mejor herramienta de conservación. Ah, y primero de ecologia. Las etapas climácicas, bosques en latitudes templadas, son las que albergan mayor biodiversidad. Así que milongas de homogeneidad, las justas. Que bosque es homogeneo. El que no es un bosque, sino una plantación (eucalipto, pino, etc.)

Agenda Viva Digital dijo...

Es verdad que al abandonar los pueblos y los usos tradicionales el bosque crece...y menos mal!! Está claro que el carboneo y el uso de la madera para calentarse y construir, la agricultura y la ganaderia han provocado que los bosques españoles hayan estado al borde de la desaparición, y de hecho quedan pocos bosques milenarios, de árboles antiguos...pero también es necesario el hombre en el campo, en el pueblo, en el bosque para impedir los incendios gracias al pastoreo y a la alerta temprana y rápida del que está en territorio...Por mantener la biodiversidad asociada a los usos rurales...El hombre es una pieza en el ecosistema y debe estar integrado

Anónimo dijo...

En cierto modo es una noticia positiva, y digo en cierto modo porque esto es causado por el abandono del medio rural, principalmente por la falta de rentabilidad, así pues cada vez se realizan menos tratamientos silvícolas (por tanto más biomasa y más incendios), se aprovechan menos pastos (pérdida de calidad de éstos), menos vigilancia para detectar incendios forestales.
Solución: rentabilizar los productos forestales.
Hoy en día, prácticamente el único producto forestal a nivel nacional que puede ser rentable es la caza. Por tanto se ha de conseguir la puesta en valor de los recursos que la naturaleza nos brinda. ¿ Cómo es posible que en España se importe una cantidad tan grande madera al año y sin embargo los aprovechamientos de la misma sean tan escasos?, solo tiene una respuesta, es más barato importar esta madera que obtenerla de nuestros montes . Al aprovechar nuestras masas forestales estaríamos evitando los males más importantes del monte, incendios, plagas, senectud de las masas forestales, pérdida de biodiversidad, etc.
No estoy para nada de acuerdo con que lo que están creciendo son las plantaciones forestales, si algo no es nada rentable son las plantaciones, de pinos, ecucaliptus ect. No obstante, es un error muy frecuente en personas poco informadas arremeter contra los pinos, el pino (ya sea halepensis, nigra, pinaster…) es tan autóctono como la encina, el roble o cualquier frondosa, y cumple un importantísimo papel en la naturaleza. Los carnets de alóctona se reparten con mucha facilidad pero los de autóctono son más difíciles de ganar, sobretodo para especies que han estado muy mal vistas por los ecologistas de biblioteca. Habría que hacer un monumento al pino, y si no que nos lo pregunten a los del sureste de España.

Anónimo dijo...

Una maravillosa noticia, la superficie forestal aumenta, cada vez reciclamos en porcentajes mas altos, uno de los paises del mundo con mayor implantación de energía limpia, nuestra fauna en peligro de extinción va mejorando en datos....
QUE GRANDE ESPAÑA

César-Javier Palacios dijo...

Por supuesto que cantidad no es igual a calidad. Y sobre todo, que bosque no es igual a biodiversidad. En la variedad está el gusto, y en ecología, la variedad es igual a más biodiversidad.

Anónimo dijo...

¿De donde sacas los datos del crecimiento forestal?

Cristina dijo...

Hola

Me llamo Cristina soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

Si estás de acuerdo. Házmelo saber a mycricis@yahoo.es

Suerte con tu web! :)
Cristina

Anónimo dijo...

entonces dejo de plantar arboles?

Publicar un comentario